Privado

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios.

Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Saber más

Acepto

Uso de cookies en jesusrescatado.org

En jesusrescatado.org se utilizan las cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestro sitio.

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en el dispositivo del usuario de Internet al visitar un sitio web. El operador del sitio web es quien determina el tipo de información contenida en dicha cookie y el propósito de la misma, además de poder ser utilizada por el servidor web cada vez que se visite dicho sitio web. Son utilizadas para ahorrar tiempo y hacer la navegación web mucho más eficiente. Pueden ser usadas con varios propósitos distintos que van desde recordar la información de inicio de sesión o lo que contiene su carro de la compra en tiendas online.

Existen muchas guías explicando qué son y para qué son utilizadas las cookies. Desde aquí les explicaremos cómo afectan las cookies al sitio jesusrescatado.org. En caso de necesitar más información, visitar los siguientes sitios web:

Utilización por parte de jesusrescatado.org

El sitio jesusrescatado.org solamente utilizará las cookies que el usuario nos deje utilizar. Estas podrán ser controladas mediante el navegador. Se puede localizar más información más adelante. La clasificación de las cookies utilizadas las hemos separado en varios grupos:

  1. Cookies de rendiemiento
  2. Cookies funcionales
  3. Cookies de marketing

1.- Cookies de rendimiento:

Son cookies que recogen información sobre cómo utiliza el sitio web: las páginas visitadas dentro del sitio o si se ha producido algún error. Igualmente nos ayuda a la resolución de problemas y su localización dentro del sitio. Toda la información recopilada es completamente anónima y con ella, podemos entender el funcionamiento de nuestro sitio y realizar las mejoras oportunas para facilitar la navegación.

Estas cookies permiten que el usuario navegue por el sitio y recoger información de cómo se utiliza el sitio para mejorarlo. No se recoge información para ser utilizada con fines publicitarios o información de carácter personal.

2.- Cookies funcionales:

Estas cookies sólo recordarán los datos de inicio de sesión como usuario registrado al volver a visitar el sitio.

No se recoge información para ser utilizada con fines publicitarios o información de carácter personal.

3.- Cookies de marketing:

Estas cookies están gestionadas por terceros, con lo que podrá utilizar las herramientas de éstos para restringir el uso de ellas. Algunas se utilizan para enlazar a otros sitios web como puede ser el caso de redes sociales (Facebook, Twitter, etc.)

Al igual que las cookies anteriores, el usuario podrá gestionarlas haciendo uso de la configuración de su navegador.

Para conocer cómo gestionar las cookies puede visitar el siguiente sitio: http://www.allaboutcookies.org/manage-cookies/

Solamente escribiremos o leeremos cookies sobre sus preferencias. Las que hayan sido instaladas antes de modificar la configuración, permanecerán en su dispositivo y podrá eliminarlas usando las opciones de configuración del navegador.

Reseña Histórica

Fundada la Orden Trinitaria en 1195-1198 por Félix de Valois y San Juan de Mata, el Papa Inocencio III aprobó la orden trinitaria, cuya finalidad era rescatar cristianos cautivos en poder del Islam.

En el siglo XVI, los Trinitarios Descalzos, aprobados por el Papa Gregorio XIII en 1578, empiezan a extenderse llegando a Salamanca, siendo su sede la Iglesia de San Miguel, en la margen del rio Tormes. En la misma iglesia se instaló la Confraternidad de la Santísima Trinidad, integrada por seglares.

El 26 de Enero de 1626 se produjo la riada de San Policarpo y, entre los edificios destruídos, se hallaba el convento de la Trinidad, con su iglesia aneja de San Miguel. Esto provocó el traslado del convento a unos terrenos sitos en la Plaza de San Adrián (actual Plaza de Colón). Así en 1664 se construye la iglesia de la Santísima Trinidad (actual parroquia de San Pablo). El convento trinitario entonces construido se conserva en parte como los actuales juzgados de Salamanca.

Origen de la Congregación

En 1681 la plaza fuerte española de Mámora, situada en el reino de Fez (Marruecos) es atacada por las huestes del Muley Ismail haciendo cautivos a los cristianos y ultrajando las imágenes que hayaron en la iglesia. Fueron los Trinitarios Descalzos -redentores de cautivos- quienes rescataron a 241 cristianos y 17 imágenes, entre ellas la de Jesús Nazareno. Las imágenes fueron trasladadas a Ceuta y desde allí a Madrid. Desde entonces los Trinitarios acogieron la imagen del "Rescatado" como propia en sus conventos, extendiendo la devoción, primero por España y luego por el resto del mundo.

A lo largo del siglo XVIII los Trinitarios realizaron diferentes imágenes de Jesús Nazareno Rescatado con este fin, y alrededor de ellas se fundaron diferentes cofradías para darles culto, dando un nuevo empuje y sentido a las Confraternidades Trinitarias. En este contexto nace nuestra Congregación y se realiza la imagen de Jesús Rescatado, que por características artísticas es más que probable que sea contemporánea de aquellas imágenes, aunque desconocemos su autor y fecha de realización. Durante gran parte de este siglo no tenemos constancia documental escrita de las actividades de la Congregación, hasta que en 1796, los miembros de la Cofradía de Jesús Rescatado solicitan la autorización del rey Carlos IV para restaurar la Confraternidad, desde entonces pasó a denominarse "Congregación de la Santísima Trinidad, bajo la advocación de Nuestro Padre Jesús Divino Redentor Rescatado".

Con los nuevos planteamientos se reinicia la Congregación en el siglo XIX, dándose una gran intensidad al culto de Jesús Rescatado, sobre todo en la primera década, debido a las grandes pestes y hambrunas que asolaron Salamanca.

Con la ley estatal de la desamortización de bienes eclesiásticos, en 1836, se produce la expulsión de los trinitarios de nuestra ciudad y con ellos desaparece el convento, quedando la iglesia de la Trinidad abierta para dar culto a Jesús Rescatado, siendo custodiada por la Congregación. Hasta finales del XIX no se convertirá en Parroquia de San Pablo. El 7 de abril de 1885 se funda una filial femenina con el fin de dar culto y venerar la imagen de Nuestra Señora de las Angustias, y procesionar con Jesús en la procesión del Santo Entierro la tarde del Viernes Santo.

Desde 1987 se integran ambas en la Congregación de Jesús Rescatado y Nuestra Señora de las Angustias.

La imagen de Jesús Rescatado se incorpora a la procesión general del Santo Entierro por primera vez en la Semana Santa de 1860, si bien ya procesionaba anteriormente en la fiesta del Santísimo Redentor Jesús Nazareno Rescatado, fiesta instaurada el 22 de octubre de 1734 por la Sagrada Congregación de Ritos que concedió al convento de los trinitarios descalzos de Venecia, el oficio y misa del Redentor. Luego el 11 de diciembre del mismo año, lo concedió para toda la Orden descalza y en 1735 señaló su celebración para el 23 de octubre. Los trinitarios descalzos, identificaron desde siempre, esta fiesta del Redentor como la fiesta de Jesús Nazareno Rescatado, de tal modo que la S. C. de Ritos el 16 de marzo de 1833 la señala dos veces (23 de octubre para Roma y el primer domingo de septiembre para España) con la expresión Fiesta del Santísimo Redentor Jesús Nazareno. Con la unión de los Trinitarios en 1900 se conservó el 23 de octubre como fecha para la celebración de la Fiesta del Santísimo Redentor. 

Por la gran devoción a Jesús Rescatado, surge la tradición del besapiés del Primer Viernes de Marzo a finales de los años treinta del siglo XX, manteniéndose ininterrumpido hasta la actualidad, congregando a gran cantidad de fieles devotos en este día, que no sólo acuden a besar a Jesús, sino a pedir su gracia y celebrar la Eucaristía.

 

Hábito

La túnica fue establecida en 1867 por el Papa Pio IX, que establece que ha de ser a imagen de la de Nuestro Padre Jesús, de terciopelo morado, con capillo de lo mismo, soga al cuello y corona de espinas. En el capillo sobre el pecho se colocará el escudo de la Congregación que consistirá en una cruz cuadrada y encarnada en campo blanco. Ha de ser acompañado con zapato negro, no estando prohibido el ir descalzo.

La túnica actual mantiene todos los elementos que se marcaron hace más de 150 años.